9 jul. 2014

Capitulo 4. Asi es, mosquetera



Así es, mosquetera

No podía quitarme esas palabras de mi cabeza, a pesar de que Lucas se había ido durante dos años su opinión aun me afectaba pues aunque me costaba reconocerlo aun lo consideraba parte de mi vida, una parte muy importante pero si él hubiera estado aquí se habría dado cuenta de todo lo que me ocurrió en el colegio, y de cómo no podía seguir soportándolo, él estaría apoyándome y no juzgándome como lo estaba haciendo.

No puse más atención durante el resto de la clase, no podía concentrarme ¿y si Lucas tenía razón? ¿Y si me volví una de ellas? ¡No! No podía ser una “plástica” algo con lo que había luchado y sobrevivido, no cuando les declare la guerra esta mañana.

Me sumergí tanto en mis pensamientos que no me di cuenta que las chicas me hablaban para que saliéramos del salón, al parecer la siguiente hora la tendríamos libre porque la profesora no asistió o eso entendí. Mire a mí alrededor para ver si aun se encontraba Lucas y Cesar pero ellos ya no estaban.

-¿Qué es lo que te pasa? Hace horas que estas ausente – Vivian me pregunto con una exageración enorme porque solo había sido por lo menos una hora

-No pasa nada, ¿Qué haremos esa hora? – no quería aun contarles lo de la nota de Lucas, solo Arumi se dio cuenta así que esperaba que no me delatara.

-En realidad serán varias horas, al parecer hay una junta de maestros o algo así y ya sabes cómo son cuando eso pasa, así que vallamos a comer algo y después ya veremos. – Azur hablaba con nosotras mientras miraba actualizaciones en el celular – Por cierto Arumi, tú vienes con nosotras, no vamos a dejarte a tu suerte tu primer día de clases.

Las chicas se enfrascaron en una entrevista extensiva a Arumi, yo apenas lograba captar cierta información. Arumi provenía de un estado del país, no recuerdo de cual, y se acababa de mudar a la ciudad para cursar la preparatoria. Era una chica genial aunque un poco tímida, incluso más que yo, por eso sería blanco fácil para las “plásticas” así que trataríamos de ayudarla lo más que pudiéramos pues Vivian, Azur y yo somos, o éramos, sus juguetes preferidos.

Nos dirigíamos al comedor, haber si no estaba muy lleno o solo compraríamos algo y nos sentaríamos en los alrededores de las canchas, en realidad me daba igual, tenía que encontrar a Lucas y aclarar la situación con él; reclamarle el porqué se había ido sin siquiera decir adiós. Solo tenía que verlo y ya. Lo localice con Cesar y un par de chicos más allá de las canchas de basquetbol, solo me limite a mirarlo

-Creo que a Lía le gusta el chico nuevo – se burlo Azur de mí, me había pillado mirando a Lucas

-Él no es nuevo para mí – y antes de darme cuenta las palabras ya estaban saliendo de mi boca
Vivian se atraganto con su refresco y Arumi solo comía de sus papas fritas sin mirar a nadie.

-¿Cómo que ese bombón no es nuevo para ti? Habla chica – Vivian dejo lo que estaba tomando para prestarme más atención de la que en realidad necesitaba. No podía dejar de ver a Lucas así que solo le conteste

-Éramos buenos amigos, hacia un par de años antes de que se marchara.

-Él le entrego una nota en la clase – casi se me cae la mandíbula, Arumi se los dijo

-Vamos, vamos, entrega esa nota – Vivian no dejaba de martillarme con la mirada y extendió su mano, sin saber cómo le entregue la nota y voltee a ver a Arumi que estaba roja como tomate.

-Lo siento, yo  no sabía que no debían saber – me miro Arumi con desconsuelo

-No te disculpes con ella, tarde o temprano nos lo diría ¿cierto Lía? – Azur estaba tratando de tranquilizar las aguas y aunque no sabía si estaba enojada o decepcionada ella tenía razón.

-Si, ella tiene razón, no te preocupes – atine a decir

-¿A qué se refiere con que eres una de “ellas”? – Me dijo Vivian con un tono de desaprobación - ¿Se refiere a nosotras? – y se señalo a ella y las otras dos chicas

-Claro que NO – casi salto de mi silla, ella no podía creer eso, necesitaba aclarar la situación. Me relaje en mi asiento otra vez – Se refiere a las “plásticas”, él cree que me he vuelto una de ellas por mi forma de vestir. Antes de que Lucas se fuera le dije que él terminaría siendo novio de una “plástica”; por eso está enojado o eso creo.

No me di cuenta que Cesar y Lucas se habían separado del grupito en el que estaban y ahora estaban sentados a unos cuantos pasos de nosotras. Hasta que oí a Lilly que se reía a carcajadas y voltee a verla, la sangre se me helo al ver que estaba sentada entre mis dos ex –amigos. Estaba coqueteando con ellos como vil descarada, y mas allá se aproximaban las tres “plásticas” mas.

-Tenemos que irnos, no quiero ver estas escenas.
Enrede mi brazo en el de Arumi y nos empezábamos a marchar. De pronto Cesar se separo de las chicas y se dirigía hacia nosotras

-Podemos hablar un minuto – me pregunto Cesar

-Ahora no es un buen momento, te están esperando – Las “plásticas” sobre todo Lilly me fulminaban con la mirada – Y no quiero más problemas con ellas, aparte de los que ya tengo

-Mira, sé que no hemos hablado mucho últimamente, pero tengo que decirte algo importante, ¿será que me puedo pasar por tu casa por la tarde?

-No hemos hablado nada durante los dos últimos años y ahora no va a ser diferente porque él volvió.

-Ni siquiera puedes decir su nombre, ¿aun estas enojada por eso? Ya supéralo

-Pues si no quiero superarlo no lo hare y punto – mi tono de voz subió unos cuantos decibeles pero no me importaba que todos nos estuvieran viendo. Arumi intervino

-Ella no estará en casa, tenemos cosas que hacer, con permiso – y me alejo de allí

-Gracias – Arumi me había salvado

-Una para todas y todas para una, ¿no es así mosquetera? – creo que cuando Arumi sabe que puede confiar en alguien se le suelta un poco la lengua.

-Así es, mosquetera – le dije sonriendo y alcanzamos a las demás chicas. Sospechaba por mucho que Arumi se convertiría en una de mis mejores amigas.

*****************************************
Chicos no olviden dejar sus comentarios por favor...


No hay comentarios: